Hay un sonido que desde muy pequeños se registra en nuestra memoria como un trauma infernal: el traqueteo de las cadenas cuando a bordo de una cabina llegamos al punto más alto de una montaña rusa, momentos antes de precipitarnos en una caída de espanto. Sentimos cómo nuestra piel se eriza, un frío inexplicable nos congela el estómago y al asomar la vista hacia abajo todo el parque de diversiones parece un colorido hormiguero. Cuando el carro finalmente se detiene, apenas nos quedan tres segundos de suspenso para clamar al cielo y preguntarnos ¿Qué diablos estoy haciendo aquí?

En ese punto, los niveles de tensión de adrenalina en tu cuerpo apenas necesitarán una pequeña chispa para que se detone una explosión que pondrá en alerta todos tus sentidos. ¿Querés sentir esa misma emoción pero frente a la gran pantalla? Ya está aquí Tomb Raider.

Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft

Por supuesto que nos les vamos a adelantar absolutamente nada de la trama, pero sí hay algo que les vamos a advertir: las secuencias de acción extrema, tensión apabullante y adrenalina punzante sumado a una narrativa muy bien lograda y un ritmo que nos cautivará como un gigantesco imán, nos harán disfrutar de unos de los films más intensos y memorables de 2018.

Basado en la franquicia de videojuegos que vio la luz allá por 1996, pero más específicamente, en el título para PS3 y Xbox 360 estrenado en 2013 (remasterizado para la generación actual de consolas), esta película se dispuso claramente a demostrar que las adaptaciones de este tipo pueden ser efectivas y contundentes sin necesidad de trastocar ni poner en riesgo la esencia ni la estructura de la trama original.

Es por esa razón que para los gamers ya familiarizados con Lara Croft en esta aventura, resultará sin dudas un deleite explorar todos esos increíbles escenarios cargados de trampas mortales, caídas abismales, cavernas de ultratumba y selva descarnada, por mencionar algunos de los peligros más moderados. Mientras que para el público en general, será cómo un recorrido donde disfrutará prácticamente en carne propia la ansiedad y satisfacción que conlleva sumergirse en lo desconocido.

Para que se den una idea: mientras un compañero le advierte de los peligros de llegar hasta los confines del Mar del Diablo, ella responde con un optimismo mortal: “Será una aventura”.

Sin embargo, la película no trata sobre una novata arqueóloga que está dispuesta a arriesgar más de lo que debe como quien pasa de una partida de pócker a una apuesta de ruleta rusa… en realidad, lo que nos cautiva y nos obliga a seguirle los pasos en esta “aventura” donde podríamos dejar el pellejo en cada metro que se avanza, es su deseo entrañable de de conocer qué hay detrás de la desaparición de su padre.

La joven ganadora del Óscar Alicia Vikander interpreta a Lara Croft en esta propuesta de Warner Bros. Y no se lo crean… podrá tener un rostro suave y para muchos “inofensivo”. Pero esta mujer es pura dinamita.